Recomendaciones y consejos para usar las joyas sin que nos dañen la piel

joyas que no dañen

Te damos consejos para que las joyas no dañen tu piel

Cuando utilicemos joyas tenemos que tener siempre cuidado en que no dañen nuestra piel, sobre todo si somos personas de piel sensible o padecemos de alguna alergia.

Si padecemos alguna alergia lo primordial es fijarnos en con qué materiales están elaboradas las piezas que deseamos ponernos. A la hora de comprar una pieza, nos tenemos que asegurar de que sus materiales son hipoalergénicos, sobre todo, cuando en las descripciones pone solamente elaborado en metal. Este metal puede ser o no hipoalergénico y además, hay que tener especial cuidado con las piezas que dicen estar bañadas en metal hipoalergénico porque al desgastarse el baño, queda al descubierto el metal interior y si no es anti-alérgico puede provocarnos alguna reacción alérgica.

A la hora de colocarnos las piezas, hay que ponerlas y quitarlas con facilidad, no hay que hacer una fuerza enorme porque podemos dañarnos. Así que, como ocurre con la ropa y los zapatos, si una pieza de joyería no es de tu talla, como los anillos, o pulseras, y te queda pequeña, no intentes ponértela forzando tu cuerpo. Aunque estés enamorado de esa pieza, por el bien de tu piel, descártala y ve en busca de esa pieza que este hecha para ti.

anillo de la talla no correspondiente

cuando el anillo queda pequeño es antiestético y perjudicial para la salud

Cuando nos compramos una pulsera, un reloj, una anillo o un collar que sea de nuestra talla, además de quedar muy antiestético, es muy perjudicial para la salud, porque corta el riesgo sanguíneo y se nos puede adormecer el dedo o a la muñeca y causar otro tipo de problemas más graves, como estrangulamiento del dedo o aparición de trombos.

Cuando estemos trabajando en labores manuales, tareas de carpintería, fontanería, ejercicio físico, o hasta cuando estemos haciendo labores domésticas o jardinería, es muy aconsejable quitarse toda la joyería. Las joyas se puede dañar con el sudor de nuestra piel, golpearlas sin querer, estropearlas con productos tóxicos y químicos que utilicemos, etc. Además, podemos sufrir enganchones que rasguen nuestra piel.

 

EL pH de la piel el enemigo de las joyas

El pH de nuestra piel, o más bien el sudor, pude dañar las joyas y hasta dejarnos esas manchas tan antiestéticas, que tienen un aspecto negro o verdoso, dependiendo de los componentes de la pieza.

Aunque muchas personas piensan que puede ser que sea porque la pieza de joyería es de mala calidad, no es así, sino que nuestra propia piel puede dañar a las joyas dejando esas marcas, tanto en la joya como en la piel.

mancha-verde-de-anillo-dedo

Mancha en la piel producida por el pH

El pH de la piel es una medida de la acidez o alcalinidad de una determinada sustancia, en este caso concreto de la piel. Este manto ácido que cubre la piel es de gran importancia para protegernos de agentes externos que nos pueden producir daño, impide el crecimiento de bacterias y restaura, además, de mantener una piel saludable.

El pH es una sustancia que produce una capa en nuestra piel llamada hipodermis. Tiene unos valores comprendidos entre 0 y 14, siendo el 7 el nivel neutro, los valores menores se consideraría acidez y mayores alcalinidad. La piel de una persona normal, que no tenga problemas de epidermis u otro de salud, oscila entre los 4,5 y los 5,9.

Valores del pH de la piel

Valores del pH de la piel

 

El pH difícilmente explica ese suceso por si sólo, porque no varía tanto para producirlo. Lo más probable es que la fricción del uso saque mecánicamente el negro de la joya, antes que el pH. Es decir, aunque se tenga un pH fuera del normal no hará a la pieza que pierda su estabilidad, sino que es necesario exponer la pieza a un agente externo que desestabilice los componentes, y unido a un pH fuera de los valores normales produce esas manchas.

Los agentes externos que pueden perjudicar a la pieza de joyería y ayudar a producir esas manchas son: el agua dulce o salada, productos químicos, jabones, perfumes, cremas, etc.

La composición de las piezas de joyería

Muchas piezas de joyería en aleación utilizan el cobre, sobre todo en la piezas de oro amarillo para dar color y quilataje a la joya. Esta pequeña proporción de cobre puede reaccionar con el contenido ácido de la piel, el pH, provocando esa reacción que deja como consecuencia una  marca de oxido sobre la piel de color negro o verdoso.

La plata se oxida con el tiempo creando manchas en la pieza, lo que, si se le une en alto nivel de acidez en la piel, puede acelerar el proceso dejando  una mancha verde en tu piel.

Como eliminar y evitar las manchas provocadas por el pH y otros agentes

Muchas veces bastará con que la pieza no este en contacto con agentes externos que dañen su composición como puede ser el agua de la ducha, el de la piscinas, cosméticos, la contaminación, productos de droguería…

productos quimicos

Los productos de limpieza, jardinería, de la piscina dañan las joyas

Lo básico es lavar y pulir las joyas para mantenerlas perfectamente limpias, es decir, hay que lavarlas, una o dos veces al mes, aunque sea utilizando procedimientos domésticos, y si vemos que es necesario, lo podemos llevar a un especialista para que nos haga una perfecta limpieza de la joya.

Para reducir la acidez del pH también podemos variar nuestra dieta consumiendo algunas frutas y café.

También las piezas que te produzcan esas manchas, las puedes llevar a un joyero para que cubra la joya con una fina capa de rodio para reducir el contacto del metal entre tu joya y la piel.

Por último, es importante que nos coloquemos las joyas con la piel seca. Espera a secarte bien para ponértelas, porque como hemos dicho el agua también puede alterar el pH.

joyas sucias

Pendientes de plata con manchas oscuras

Las joyas son un gran complemento para vernos aún más bellas, pero siempre hay que tener unas premisas en cuenta. Escoge siempre piezas que sean de tu talla, ni más pequeñas ni más grandes. Si eres alérgica o de piel sensible, es importante que te fijes en la composición de las piezas. Además, tanto si sois alérgicos como si no, tenéis que tener especial cuidado con las manchas que produce la joya, porque no son por causas alérgicas, sino por una simple reacción entre la piel, el sudor, y los metales. Si seguimos unos pequeños consejos podremos disfrutar al máximo de las joyas sin ningún tipo de problema.